Articulos

La automedicación sin control médico o farmacéutico es sumamente riesgosa.

Llamamos automedicación a el consumo de medicamentos sin la prescripción y el control Médico.

La automedicación en un hábito común en nuestra sociedad y no está exento de riesgos: utilizamos medicamentos para el dolor de cabeza, para problemas gástricos, para relajarnos, para la tos, para la alergia, etc.

De hecho existen medicamentos que no necesitan receta médica, denominados especialidades farmacéuticas publicitarias o EFP, aún así, que un medicamento sea una EFP y que se dispense sin receta no quiere decir que sea inocuo y no pueda resultar perjudicial en determinadas situaciones ya que no deja de ser un medicamento. Por este motivo en caso de cualquier duda se debe consultar al médico o farmacéutico.

Otro caso distinto y muy frecuente de automedicación sería, la automedicación con medicamentos que no son EFP y que tienen que ser prescritos por un médico. Esta es una práctica desaconsejada. Un ejemplo sería la toma de antibióticos sin prescripción médica ante la sospecha de una infección.

Los antibióticos no se deben tomar nunca por propia iniciativa sin la supervisión de un médico. La automedicación responsable puede ser conveniente si se utiliza para tratar síntomas menores como el dolor, la fiebre, la acidez de estómago, el resfriado, etc. y durante un tiempo limitado.

Los medicamentos más demandados para automedicación son:

ANALGÉSICOS
Las cifras disponibles sobre el consumo de estos medicamentos nos indican una exposición masiva de la sociedad a los analgésicos en todos los grupos de edad y para una amplia muestra de enfermedades. Cuando se abusa de estos fármacos o se utilizan de forma indiscriminada sin control por un profesional pueden ocasionar efectos adversos graves relacionados con el aparato digestivo o riñón.

ANTIBIÓTICOS
Los antibióticos son solicitados por los propios pacientes en la consulta, incluso a pesar de un diagnóstico médico infeccioso que no precisa de su uso. Otros reutilizan un envase guardado en el botiquín casero o van directamente a la farmacia, piden una marca conocida y se la autoadministran o a sus hijos.

SUPLEMENTOS
El consumo de un suplemento multivitamínico/mineral aumenta la ingesta de nutrientes y permite que las personas obtengan las cantidades recomendadas de vitaminas y minerales cuando no pueden cubrir, o no cubren, estas necesidades sólo con los alimentos.

ANTIGRIPALES
Bajo este nombre se agrupa un conjunto de medicamentos que están destinados a aliviar los síntomas producidos por los resfriados. Los antitusígenos como la codeína, dextrometorfano o noscapina se emplean en bajas concentraciones y su objetivo es eliminar la tos irritativa que en algunos casos acompaña a los resfriados.

Otros medicamentos utilizados comunmente para automedicarse pueden ser los digestivos, laxantes, antiácidos y antiflatulentos.

RIESGOS
Una reacción adversa de automedicarse, y que muchas veces no es tenida en cuenta por la persona, puede ser un daño renal por el uso permanente de antiinflamatorios.

Toxicidad: Efectos secundarios, reacciones adversas y en algún caso intoxicación.

Falta de efectividad, porque se utilizan en situaciones no indicadas. Por ejemplo, la toma de antibióticos para tratar víricos contra los cuales estos medicamentos no son efectivos.

Dependencia o adicción. Enmascaramiento de procesos clínicos graves y consecuentemente retraso en el diagnóstico y tratamiento.

Interacciones con otros medicamentos o alimentos que la persona esté tomando.

Puede haber una potenciación o una disminución del efecto del medicamento.

Resistencias a los antibióticos: El uso excesivo de antibióticos puede hacer que los microorganismos desarrollen mecanismos de defensa delante de estos medicamentos de manera que dejan de ser eficaces.

Los antibioticos pueden dejar de curar, tómalos sólo cuando y como te los recete tu

EVITE LOS PELIGROS
Estos peligros o riesgos se pueden evitar teniendo en cuenta estos simples consejos básicos:

No tome ningún medicamento de los llamados “QUE NECESITAN RECETA”, sin que haya sido prescripto por un médico. En el caso de los medicamentos EFP, pida consejo a su farmacéutico.

En caso de embarazo, lactancia materna, presencia de enfermedades crónicas o bien si se trata de niños, consulte siempre al médico antes de tomar ningún medicamento, aunque que sea una EFP.

La duración de la automedicación con EFP tiene que ser razonable. Si los síntomas continúan o su estado empeora consulte a su médico.

Informe a su médico/s de todos los medicamentos que toma, también hierbas medicinales, vitaminas, suplementos dietéticos, homeopatía, etc.

Lea y conserve el prospecto de todos los medicamentos.

Es importante saber que se toma, para que se lo toma, como y cuando se lo toma.

Conserve los medicamentos en su embalaje original. Éste contiene información importante como la caducidad, el lote, si se debe guardar en nevera, etc.

Además el embalaje protege el medicamento y garantiza su adecuada conservación.

Evite el consumo de alcohol cuando esté tomando medicamentos porque puede afectar a su capacidad de reacción por ejemplo en la conducción de vehículos o en la realización de otras actividades peligrosas.

Addis Luz Olivera – Lic. en Enfermería

10/02/2017
Automedicacion InfoSamap

Automedicación

La automedicación sin control médico o farmacéutico es sumamente riesgosa. Llamamos automedicación a el consumo de medicamentos sin la prescripción y el control Médico. La automedicación […]
09/02/2017
protegete el sol infosamap

Protegete del sol

El cuerpo produce la vitamina D cuando la piel se expone directamente al sol, está, es una de las razones por la cual debemos disfrutar del […]
08/02/2017
abrazo infosamap

Aprenda a Perdonar

Los que perdonan tienen mejor salud, paz y son más felices, han demostrado los estudios correlacionales y experimentales. El perdón es el proceso de curar la […]
25/01/2017
SAA - Muerte Precoz

Muerte precoz

El 24 de setiembre de 2016 un colega profesor de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Loma Linda tuvo un ataque cardíaco fulminante […]