Practicar ejercicio físico: ¿por qué es tan difícil?

SAA---Promo-SAMAP
¡20% de + Amor! Promoción SAMAP
09/02/2020
nina-comiendo-ensalada-saludable-para-el-cerebro
Nutritips para escolares
27/02/2020

Practicar ejercicio físico: ¿por qué es tan difícil?

ejercicio-fisico-mayores

¿Ha comenzado el año y aún no has podido cumplir tus promesas de comenzar algún tipo de ejercicio? Comprende las razones por las que la mayoría de las personas no logra cumplir con este objetivo tan importante para el cuerpo.

¿Te comprometiste a fin de año en comenzar con el ejercicio físico y hasta ahora no has podido hacerlo?

De hecho, cuando no cumplimos las promesas hechas para un nuevo año, una sensación de frustración comienza a reinar.

Pero, ¿alguna vez te has detenido a pensar que, tal vez, la dificultad, o el desánimo de practicar ejercicios físicos radica en las excusas que creamos?

Bueno, si te has comprometido a tener un año más fitness pero hasta ahora no has podido hacerlo, echa un vistazo a las excusas más frecuentes y fíjate si no has usado alguna de ellas.

Excusas más frecuentes para no hacer ejercicio.
“No tengo tiempo”
Verás, el uso del tiempo es un asunto personal basado en la prioridad.

En este caso, hay personas que eligen dormir más, pasar horas en las redes sociales, trabajar más, etc.

Por lo tanto, si no tiene tiempo para hacer ejercicio, debe revisar sus prioridades y reorganizar su rutina.

Para hacer esto, planifique y organice su semana, de modo que sea más fácil ver las tareas diarias y administrar el tiempo para cada una.

Además, el día anterior, separe su ropa de entrenamiento, su refrigerio y lo que sea necesario para agilizar tu día. Por lo tanto, es menos probable que renuncies a la tarea.

Con el tiempo, el ejercicio físico se convertirá en un hábito de vida. Y todo lo que se convierte en un hábito es más difícil de dejar atrás.

Es bueno recordar que, para un principiante, practicar ejercicios físicos de 2 a 3 veces por semana ya es un buen comienzo para aumentar su resistencia respiratoria y su fuerza muscular.

“Practicar ejercicios físicos no funciona”
Otra excusa que surge es que el resultado del ejercicio lleva tiempo para aparecer.

Pero lo ideal para no caer en este auto-sabotaje es valorar las victorias diarias.

En caso de que tu objetivo sea perder peso, no midas los resultados todos los días, intenta dejar un espacio de 30 días para el análisis.

Finalmente, divide tu meta en objetivos más pequeños. Siempre pensando en un día a la vez. Esto te dará motivación para seguir adelante.

“La semana que viene comienzo”
Otro obstáculo para no hacer ejercicio es posponer el inicio de las actividades.

¡Dejar para comenzar cuando las cosas se ordenen perfectamente, ya sea que los niños crezcan o te sobre dinero, es una de las razones por las cuales las personas no cumplen con el propósito de hacer más ejercicio!

La lista de excusas es larga, pero el ejercicio debe estar en la lista de tus necesidades y prioridades básicas.

Esto se debe a que es esencial para el buen funcionamiento del cuerpo, así como también lo es comer, beber agua o dormir.

Las excusas para comenzar a practicar ejercicios físicos solo impiden la salud y el buen desarrollo del cuerpo humano.

“No puedo”
Otra razón que impide el comienzo de los ejercicios es no saber lidiar bien los fracasos.

La demora para iniciar el propósito trazado, puede ser una decepción que paraliza el progreso de la persona.

Pero vea, es común y aceptable que una persona rompa una promesa, pero lo que no puede suceder es tirar la toalla justo después de fallar un día o una semana.

¿Te gustaría haber comenzado con los ejercicios en enero pero no pudiste? Ok, empieza desde ahora!

Para alcanzar tus objetivos no te rindas después del primer desliz. En cambio, duplica tu esfuerzo la próxima semana.

¡Porque solo la persistencia formará un hábito!

Último consejo importante para comenzar a practicar ejercicios físicos
Para el éxito de tu objetivo, cuenta con una red de apoyo e incentivos.

Habla con amigos y familiares sobre tu propósito de comenzar a hacer ejercicio regularmente.

¡Pero habla solo con aquellos que sabes que te apoyarán para cumplir con tu objetivo! Porque si te desvías, te darán fuerzas para seguir adelante.

Otro consejo importante es: para comenzar este nuevo hábito, debes salir del piloto automático centrado en una rutina de descuido para con tu propio cuerpo.

¡No lo pospongas más! Busca el ejercicio con el que más te identifiques para disfrutar de la práctica.

Valora tu cuerpo y piensa en él como un trabajo: ¿qué estás construyendo? No abandones este trabajo. ¡No huyas de tu edificio!

¡Estás en construcción, no en demolición!

Shaiane Oliveira – Entrenador personal especializado en entrenamiento funcional y pilates 

Instagram: @Shai_personal