Día del Trabajador SAA 2
Día Internacional del Trabajador
01/05/2017
Dia de la madre SAA 1
El SAA consciente a Mamá ¡entérate!
08/05/2017

Depresión

Serious manager sitting at laptop in stress

¿Por qué hablar de depresión?

La respuesta es muy sencilla, pero a la vez preocupante y alarmante. Hablamos de depresión dado a que esta enfermedad va aumentando cada vez más y más, sin discriminar edad, sexo, niveles sociales, etc.
Según datos de la OMS (Organización Mundial de la Salud) se calcula que afecta a más de 300 millones de personas. Cada año se suicidan cerca de 800 000 personas, y el suicidio es la segunda causa de muerte en el grupo etario de 15 a 29 años.
Tal vez hoy tengas a tu lado o en tu entorno a una persona depresiva y no te has percatado de ello. Por este motivo hablaremos al menos de lo básico de este tema, el cual está afectando al mundo entero.

¿Qué es la depresión?
“La depresión es una enfermedad que se caracteriza por una tristeza persistente y por la pérdida de interés en las actividades con las que normalmente se disfruta, así como por la incapacidad para llevar a cabo las actividades cotidianas, durante al menos dos semanas…”
En el concepto citado anteriormente se encuentra esclarecida la diferencia existente entre la tristeza común o normal (que todo ser humano lo experimenta o lo siente en algún momento de la vida) y la tristeza persistente, que sumada a otros síntomas la mayoría de las veces detona en depresión. Y dicha diferencia es el tiempo, pues si las características mencionadas, persisten por dos semanas, esto es un signo de alarma y se debe recurrir al profesional del área lo antes posible.

¿Cuáles son las posibles causas de la depresión?
No existe una causa única, más bien sería el resultado de interacciones complejas entre factores sociales, psicológicos y biológicos.

“Investigaciones indican que las enfermedades depresivas son trastornos del cerebro. Las tecnologías para obtener imágenes del cerebro, tales como las imágenes por resonancia magnética, han demostrado que el cerebro de las personas con depresión luce diferente del de quienes no la padecen. Las áreas del cerebro responsables de la regulación del ánimo, pensamiento, apetito, y comportamiento parecen no funcionar con normalidad”..
El ritmo de vida laboral, los excesivos compromisos, las limitaciones económicas, las frustraciones constantes, el desempleo, la pérdida de un ser querido, traumatismos psicológicos, en fin, diferentes tipos de circunstancias adversas, posibilitan a la persona de sufrir depresión. Y a su vez, la depresión puede generar más estrés y disfunción agravando el estado de la persona afectada.

Síntomas de la Depresión:
Estos síntomas de la depresión interfieren con la vida diaria durante un período de algunas semanas o más:

Estado de ánimo irritable o bajo la mayoría de las veces.
Dificultad para conciliar el sueño o exceso de sueño.
Cambio grande en el apetito, a menudo con aumento o pérdida de peso.
Cansancio y falta de energía.
Sentimientos de inutilidad, odio a sí mismo y culpa.
Dificultad para concentrarse.
Movimientos lentos o rápidos. Inactividad y retraimiento de las actividades usuales.
Sentimientos de desesperanza y abandono.
Pensamientos repetitivos de muerte o suicidio.
Perdida de placer en actividades que suelen hacerlo feliz, incluso la actividad sexual.
Dependiendo del número y de la intensidad de los síntomas, los episodios depresivos pueden clasificarse como: leves, moderados o graves
Tratamiento
Para la depresión moderada y grave el tratamiento psicológico y/o farmacológico serían los más asertivos. Y para la depresión leve son más eficaces los tratamientos psicosociales.
Se ha mencionado solo lo básico respecto a la Depresión, es decir, qué es, cuales son las posibles causas, los síntomas y tratamientos, etc. Pero por último es de suma importancia dar énfasis a que se podría ahorrar muchos malos momentos e inclusive dinero que se invierte en los tratamientos de la depresión, si tan solo se procurase llevar un estilo de vida diferente, en donde priorice su bienestar, su salud física, mental, social y espiritual; dejando de correr y adaptarse al reloj del mundo, pensando que únicamente así se pueden obtener grandes éxitos, pero que al final el resultado de la misma es más perjudicial que beneficiosa.

Es mucho más conveniente y saludable realizar un plan de vida, invertir tiempo para sí mismo, construir buenas amistades, higienizar la mente con pensamientos positivos, confiar en uno mismo, realizar ejercicios físicos, leer libros edificantes, y por sobre todo confiar en el poder de Dios. Todo esto fortalecerá su bienestar físico, mental, social y espiritual.

La depresión se puede prevenir y tratar de manera eficaz. Si usted posee los síntomas de depresión, o si conoce a alguien que puede estar presentando dichos síntomas no dude en recurrir a un profesional de salud, ya que el mismo posee las técnicas específicas para ayudarlo.

RECUERDE:
“Una mente contenta y un espíritu alegre son salud para el cuerpo y fortaleza para el alma…”—Testimonies for the Church 1:702 (1868).

Lic. Johanna Cristaldo
Psicóloga Clínica

Articulo publicado en la Revista InfoSamap N° 30.- Visite www.samap.com.py