Articulos

En la práctica docente Universitaria, en el contacto con profesionales adultos jóvenes de diferentes áreas del conocimiento y por preguntas realizadas por padres de familia, he podido observar un desconocimiento en cuánto a cuáles son los problemas físicos y psicológicos que causa el consumo de marihuana. La mayoría la compara a las drogas que llamamos sociales, recreativas o de uso permitidos como son el alcohol y el tabaco, separándola de las drogas no permitidas, duras o de síntesis como se las llama, conjuntamente con el hecho de que en muchos países se está discutiendo la liberación del consumo de esta droga hace indispensable que conozcamos más sobre ella.

La marihuana es una mezcla de hojas secas, flores, tallos y semillas del cáñamo, Cannabis sativa. Se consume mediante la aspiración, cigarrillos o dentro de alimentos.

Cuando una persona fuma marihuana ,el THC pasa rápidamente de los pulmones al torrente sanguíneo. La sangre transporta este químico al cerebro y a otros órganos en el cuerpo. El THC actúa en receptores de células del cerebro específicos que típicamente reaccionan a químicos naturales en el cerebro que se parecen al THC. Estos químicos naturales son parte del desarrollo y del funcionamiento normal del cerebro, produciendo una reacción excesiva en las partes del cerebro que tienen gran cantidad de estos receptores. Esta reacción causa bienestar al principio pero luego aparecen otros síntomas como: sentirse dopado, percepciones alteradas (por ejemplo, ver colores más brillantes), tener una percepción alterada del tiempo, cambios en el sentido de ánimo, falta de coordinación motriz, dificultad al pensar y resolver problemas, problemas con la memoria, problemas severos de respiratorios.

En las mujeres, el uso prolongado de la marihuana puede afectar el ciclo menstrual y reducir las hormonas que tienen que ver con la reproducción y fertilidad. En los hombres, se ha documentado una reducción en el conteo de espermas, impotencia y ginecomastia (aumento del tamaño de las mamas).

El consumo de marihuana afecta el desarrollo cerebral. Cuando las personas empiezan a consumir marihuana durante la adolescencia, la droga puede reducir las facultades mentales para pensar, memorizar, aprender y afectar cómo el cerebro construye ciertas conexiones necesarias para llevar a cabo estas funciones.

Un estudio demostró que las personas que empezaron a fumar marihuana en forma constante durante la adolescencia y que tenían el trastorno del consumo de cannabis, perdieron un promedio de ocho puntos de coeficiente intelectual entre los 13 y los 38 años de edad. Las capacidades mentales perdidas no se restauraron completamente en aquellas personas que dejaron de fumar en la edad adulta.

Aquellos que comenzaron a fumar marihuana en la edad adulta no mostraron disminuciones significativas en su coeficiente intelectual.

El consumo a largo plazo de la marihuana en algunas personas está relacionado con enfermedades mentales como: alucinaciones temporales, paranoia temporal, empeoramiento de los síntomas en personas con esquizofrenia.

El consumo de la marihuana también fue conectado a otros problemas de la salud mental, como la depresión, la ansiedad y los pensamientos suicidas entre los adolescentes.

Las personas que consumen frecuentemente marihuana reportan: insatisfacción con sus vidas, deficiencia de la salud mental y física, más problemas en sus relaciones. Los consumidores también reportan peor rendimiento académico y menos éxito profesional.

El 30% de consumidores desarrollan un alto grado de problemas de dependencia y en casos severos toman la forma de la adicción.

La marihuana consumida por la madre produce efectos nocivos en el feto. Se sabe que el químico más activo en la marihuana (THC), pasa por la placenta. Algunos estudios han revelado que entre las mujeres que fuman marihuana regularmente hay un aumento en el riesgo de nacimientos prematuros y bebés bajos en peso. Al nacer, éstos tienen tasas más altas de muerte infantil, problemas de aprendizaje u otras incapacidades.

La adicción es una enfermedad y debe ser tratada como tal, si usted conoce a alguien que consume marihuana y presenta: irritabilidad, dificultad para dormir, falta de apetito, ansiedad, imposibilidad de seguir con las actividades de la vida diaria. No dude en pedir ayuda. El tratamiento deberá ser brindado por un equipo especializado.

Addis Luz Olivera – Lic. en Enfermería

Articulo impreso en la revisa InfoSamap – Número 28 – Visite www.samap.com.py

04/12/2016
que-debo-saber-de-la-marihuana-samap

La verdad sobre la marihuana

En la práctica docente Universitaria, en el contacto con profesionales adultos jóvenes de diferentes áreas del conocimiento y por preguntas realizadas por padres de familia, he […]
01/12/2016
sida-infosamap-1

8 Preguntas y respuestas sobre el VIH/SIDA

El VIH/SIDA sigue siendo uno de los más graves problemas de salud pública del mundo, especialmente en los países de ingresos bajos o medios. Las estadísticas […]
17/08/2016
SAA - Bebe durmiendo bien

3 claves para que los bebés duerman de forma segura

Una de las grandes preocupaciones de las nuevas madres (y padres) es como asegurarse de que sus bebés duerman seguros. Pero a pesar de las campañas […]
11/06/2016
Vacuna contra la influenza SAA

Influenza: Por qué es necesario vacunar a los pacientes cardíacos

La circulación del virus de la influenza se ha anticipado este año al invierno, por lo cual las autoridades sanitarias insisten en la necesidad de que […]