Articulos

Los eventos que tenemos en los meses de noviembre y diciembre (colaciones, clausuras, cenas de fin de año, reuniones, etc) son un periodo de excesos en cuanto a comida y bebida, ya que aumenta la cantidad energética de los productos que tomamos, lo que se traduce en la etapa del año en la que más se incrementa el peso corporal: 3 kg de media, aproximadamente.

La falta de moderación en estas fiestas puede dar lugar a malas digestiones, intoxicaciones alimentarias, subidas de la presión arterial, descompensaciones en las cifras de glucemia en personas diabéticas, ataques de gota y cólicos renales.

Sin embargo, es posible disfrutar plenamente de la Navidad siguiendo estos sencillos tips:
La moderación en la alimentación es fundamental para evitar estos trastornos, en primer lugar porque es más sencillo moderarse que excederse e intentar después volver a la rutina y peso previos. Y en segundo lugar, porque podemos perder los buenos hábitos adquiridos a lo largo del año y adoptar otros menos sanos, como el picoteo o el abuso de bebidas refrescantes.

Tener presente que los días críticos de la entre la Navidad y el año nuevo son 5 ó 6 como máximo, contando con la cena de trabajo de Navidad. Tenemos la mala costumbre de alargarlo desde casi la mitad de noviembre hasta pasado el día de Reyes. Debemos intentar ser selectivos y, los días no festivos, volver a la rutina correcta alimentaria.

Evitar el picoteo mientras estamos cocinando.

Modificar las recetas que vayamos a preparar, sustituyendo la crema de leche y mantecas por alimentos light o semidesnatados.

Servir aperitivos y entrantes bajos en calorías, a base de verduras y productos light. Por ejemplo, arrolladitos de palmitos con verduras, hecho con masa de pionono bien fina o rapiditas Light; tomates cherry con queso dietético; canastitas capresse (tomate, queso y albahaca) o de chocho o verduras al horno.

Antes de acudir a las comidas o cenas festivas, comer un ligero almuerzo o merienda en casa (una fruta, un yogur o una taza de ensalada de frutas). Así conseguiremos llegar al evento sin mucha hambre.

Socializar más y comer menos. Debemos intentar no pararnos cerca de la mesa donde se colocan las entradas y bebidas, para evitar la tentación del picoteo continuo. Un truco es elegir un platito de postre con 4 ó 5 pequeños aperitivos ligeros y alejarnos de la mesa, evitando repetir.

Elegir bebidas light y sin alcohol.

Consumir con mucha moderación los dulces típicos navideños. Turrón, panes dulces, budín inglés, mantecados… Son productos elaborados con un gran contenido de energía en forma de azúcares y/o grasas. Podemos sustituirlos por frutos secos, como las nueces, o frutas desecadas, como las ciruelas o las uvas pasas, aunque sin abusar, ya que éstos contienen fuentes importantes de grasa insaturada y de fructosa que, en exceso, aportarían demasiadas calorías.

Y por último nunca debemos compensar un futuro exceso con un ayuno previo, porque en el momento crítico tendremos más hambre y comeremos más cantidad de alimentos altamente calóricos.

Lic. Diana Martinez
Nutricionista clínica

15/12/2017
Festive table setting with red plate

¿Cómo sobrevivir a las fiestas de fin de año?

Los eventos que tenemos en los meses de noviembre y diciembre (colaciones, clausuras, cenas de fin de año, reuniones, etc) son un periodo de excesos en […]
23/11/2017
paperas-enfermedad1-t

Paperas: se contagian a través de la saliva

¡Ojo con los besos y el tereré! Paperas se contagian a través de la saliva. La Parodititis, más conocida como “Paperas”, es una enfermedad contagiosa que […]
06/09/2017
como-nacen-los-bebés SAA 2

Mamá, ¿cómo nacen los bebés?

Hace algunos años, fui a hacer las compras con mi familia a un supermercado. Cuando estábamos en la fila de la caja, mi hijo menor, que […]
31/07/2017
curcuma infosamap 31 samap

Cúrcuma, la reina de las especias…

Es una planta herbácea de la familia de las zingiberáceas nativa del suroeste de la India, que se utiliza la raíz como especia desde hace cientos […]